PADECIMIENTO DE USUARIOS

El colapso energético es una irrefutable realidad  
El motor que funciona a energía eléctrica no arranca. La perilla de la llave térmica se activa una y otra vez hacia abajo y hacia arriba. Por más que se intente, el equipo no funciona.
Se piensa: será que se empastó el dispositivo porque estuvo inactivo durante todo un año; o tal vez se desconectaron las fichas; quizás el jardinero tijereteó sin reparo y cortó el cable de suministro… Tal vez, quizás, supongo. Hipótesis.

El electricista acudió al llamado y probó los contactos, se fijó si no había saltado la térmica, comprobó si llegaba corriente hasta el motor. Todo en orden, normal. Entonces recurrió al testeador. Midió el voltaje y concluyó en dónde estaba el problema.
Más de lo mismo; lo de siempre. El voltaje apenas si llegaba a los 180 en un lado y no superaba los 190 en otra línea. En consecuencia, muy por debajo de los 220, imposible que arranque el motor.

“Cuidado con el aire acondicionado”, alertó. Al consultar el por qué de la advertencia, transmitió que los equipos “trabajan esforzados. En cualquier momento se pueden quemar. En una central telefónica de la costa del río Uruguay, se quemaron 7 aires térmicos”.
El electricista, agregó: “Acá en Federal, en estos días, en un autoservicio,  el aire térmico estaba encendido pero no refrigeraba, sólo tiraba aire caliente…; trabajando así –con voltaje por debajo de 200-, lo más probable es que se fundan los aparatos.”

Estamos caminando por la cornisa. Todavía el suministro es relativamente estable. No se registraron interrupciones prolongadas. En la Nochebuena, se produjeron cortes momentáneos; los suficientes como para quemar electrodomésticos. Las heladeras no tuvieron el rendimiento mínimo, por lo que en cuestión de horas, la comida se pudrió.

El Gobierno aduce que los inconvenientes son por la excesiva demanda. La Empresa Provincial de Energía de Córdoba (EPEC), culpó  a los usuarios porque el excesivo consumo provoca las fallas en el servicio…  En la Argentina del 2013, quien puede acceder al confort que propicia un aire acondicionado, está supeditado a hacer uso del mismo si existe provisión de energía.


En los días de este diciembre -el más caluroso de los últimos 43 años-, un comercio de electrodomésticos de Federal vendió 50 equipos de aire acondicionado. Los fundamentalistas del kirchnerismo atribuirán el éxito de ventas a “la década ganada”, en la que contrasta la revelación de la Universidad Católica Argentina (UCA) que en el país –el dato surge entre 2004 y 2012- más de 10 millones de argentinos son pobres .  Desigualdad social, señala el informe estadístico. Comparativamente podría mencionarse que los números son tan dispares –entre el comercio y la necesidad-, como que en la misma jornada del jueves 26 de diciembre de 2013, en Ushuaia, los sureños tuvieron una temperatura de 1º bajo cero, y en Federal, en el otro extremo, la máxima alcanzó la marca de 42.4º.