09 mayo 2022

Se relajan los cuidados y los casos de Covid crecen 54% en una semana

El promedio diario fue de 2.520 positivos. Se produjeron 76 muertes, un 31% menos que en el reporte anterior.

Los médicos insisten con que se mantenga el uso de tapabocas en espacios cerrados.

JUANO TESONE
Testeos. Un control en el centro de La Rural. Los positivos se duplicaron en el último mes.

El promedio diario en los últimos siete días fue de 2.520 positivos. Sin embargo, descendió la mortalidad: fueron 76 muertes, un 31% menos que en el reporte anterior. Al igual que en otros países, la tendencia de contagios empieza otra vez a subir. Gente que todavía no recibió el segundo refuerzo de la vacuna, los meses que pasaron desde la última aplicación, Ómicron y las nuevas variantes son circunstancias que confluyen. Los médicos advierten por el abandono de cuidados y protocolos e insisten en el uso de barbijo en lugares cerrados, guardar distancia y ventilar.

Al igual que en varios países, los contagios de coronavirus ya no muestran una tendencia descendente en la Argentina. La suba de infecciones semanal recuerda que la pandemia aún no terminó.

El elevado porcentaje de la población que no se aplicó el refuerzo, los meses que transcurrieron desde el último pinchazo, Ómicron y las nuevas variantes y los nuevos casos que se reportan día a día derivan en un interrogante central: ¿hay más personas susceptibles al contagio?

El domingo 1° de mayo el Ministerio de Salud había reportado 11.443 nuevos infectados en 7 días. Ayer, el total semanal informado fue de 17.446. Un salto del 54,2% semanal. En los últimos 21 días el aumento fue del 110% (eran 8.387 el 17 de abril).

De todas formas, el nivel de nuevos positivos sigue estando entre los más bajos del año. Actualmente, el promedio diario es de 2.520 cuando en enero, en el pico de la tercera ola, había superado los 100 mil. En este contexto, Clarín habló con expertos para analizar los motivos del alza.

Lo primero que remarcan es que las vacunas no evitan la posibilidad de contraer el virus ni de transmitirlo, sino que protegen contra la enfermedad grave y la muerte. Asimismo, enfatizan que no está claro en qué porcentaje aumentaron los casos porque se testea poco.

En este marco, Jorge Geffner, doctor en bioquímica y profesor de Inmunología de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires (UBA), le explica a Clarín: “Tenemos datos relativos, es decir, el índice de positividad que estaba en 2,3% hace un mes atrás y ahora ronda entre 8% y 10%. Esto indica que hay más casos, pero no se puede determinar un número concreto por la falta de testeos”.

Elena Obieta, jefa de servicio de Enfermedades Transmisibles en la Municipalidad de San Isidro, analiza: “Si bien no hay una muestra real, vemos que progresivamente las infecciones van aumentando en forma lenta y sostenida. Tenemos un buen porcentaje de cobertura con dos dosis (arriba del 80%), pero la tercera se le aplicó a menos del 50% de la población. Hay que insistir con el refuerzo”.

“La pandemia nunca se fue: no hay que dejar de usar barbijo en lugares poco ventilados donde no podamos garantizar la distancia física, hay que vacunarse y ventilar. El aumento de los casos no necesariamente está ligado a que baje la inmunidad. Lo más probable es que se vincule con el relajamiento de las medidas de prevención y cuidado”, agrega.

En sintonía, Arnaldo Casiró, jefe de Infectología del Hospital General de Agudos Dr. Teodoro Álvarez, comenta que en los últimos días recibió varias consultas de personas con síntomas, algunos leves, y que aquellos casos que fueron hisopados dieron resultado positivo. Evalúa que el frío y la mayor concentración en lugares cerrados combinados con la circulación de nuevas variantes pueden construir este crecimiento.

Para Carlos Di Pietrantonio, médico epidemiólogo y máster en salud pública, este fenómeno de incremento de casos se está dando en el mundo, con posterioridad a la tercera ola, independientemente de la cantidad de cobertura que hayan ofrecido las vacunas y denuncia un sesgo en la política de testeos.

“Los testeos se les están haciendo específicamente a mayores de 50 con síntomas respiratorios y factores de riesgo o antecedentes de viajes. Sin embargo, el mayor porcentaje de contagios se registra en gente joven y productiva. Si los testeamos menos vamos a tener una positividad menor a la real”, expone.

Mario Lozano, virólogo del Conicet, le explica a Clarín que la inmunidad va cayendo con el tiempo. La conseguida por inoculación suele ser más consistente y de mayor duración que la obtenida por infección.

“La mala distribución de vacunas en el mundo y la aparición de nuevas variantes del virus complejizan el panorama. Ante las nuevas variantes las vacunas que usamos (que han sido diseñadas contra un virus que salió hace más de dos años de China y evolucionó todo ese tiempo), son cada vez menos eficientes en impedir el contagio. Sin embargo, siguen siendo muy eficientes en evitar la enfermedad grave y en ayudar a disminuir la cantidad de pacientes internados y de fallecimientos”, reflexiona.

Otra cuestión en la que insisten los médicos es el lavado de manos y el uso de tapabocas en medios de transporte y ámbitos cerrados donde haya gran concentración de personas. “Existe un gran número de personas con vacunación incompleta. Por eso también recomiendo, a quienes pueden, seguir trabajando en la casa, mantener la distancia y ventilar los ambientes”, aconseja Marta Cohen, médica patóloga pediátrica argentina residente en Reino Unido.