13 mayo 2022

‘La mano de Dios’ en versión local

FOTO ILUSTRACIÓN

HISTORIAS MÍNIMAS / 

Ocurrió en la noche del martes 10 (/5/2022), en la terminal de ómnibus de Federal, minutos antes de partir –a las 21- con destino a Buenos Aires el micro número 4911 de la empresa ‘Flecha Bus’, y tuvo como protagonista a un maletero -un changarín que cargaba a la baulera del micro, las valijas, bolsos-.

 

El tema en cuestión, parece, si cabe un calificativo, intrascendente, menor, pero se rescata como una muestra de lo que podría ser enmarcado como “una avivada”.

 

“Alguno de ustedes tiene cambio?”, preguntó una pasajera a los familiares que la despedían en el playón del andén; “me cobra cien pesos…”, agregó al pedido a quienes le sostenían la cartera y la mochila.

 

Al consultársele al maletero sobre la novedad de la implementación de la “tarifa”, éste, sólo respondió preguntando “adónde viaja?”, como si el importe requerido por cargar la valija pudiera variar por la distancia en que estaría depositada en la baulera del micro que hace escala en Sauce de Luna, Bovril, Villaguay.

 

Uno de los choferes se “entrometió” en la conversación justificando la tarea del operario ‘golondrina’: “Es el trabajo del pibe…; se gana unos mangos” (a lo que se concluye, cuántos quisieran tener un trabajo de esas características, que “instalando” un negocio sin nada, la productividad por costo-beneficio sea tan redituable…). Al respecto, se hace el ejercicio mental: 30 pasajeros, 20, 10… a $100- cada uno, igual a $3000-, 2 mil, mil, por 15 minutos de trabajo, por tres días a la semana, por cuatro semanas al mes… “clink caja”.

 

En otros tiempos, y aún en los actuales como en las paradas en Sauce, Bovril, Villaguay, los choferes del micro cargaban/cargan las valijas, pero, uno de los conductores del vehículo patente 477 se desligó de la “sacrificada” tarea de acomodar las maletas.

 

Siempre estuvieron en las terminales de cabecera ‘los maleteros’ que se “ganaban el mango”, o los mismos choferes del micro que “hacían las veces de maleteros”, a quienes se les daba una propina, en forma voluntaria, a manera de colaboración; nunca se impuso una tarifa como ahora.

 

Si te negás a aportar, hay que atenerse a las consecuencias; los ‘trapitos’ impusieron la extorsión.

 

El relato de esta historia mínima no pretende se apruebe o rechace la modalidad de trabajo del maletero, sólo se trata de reflejar una actividad laboral que asimismo, genera la inevitable comparación con otras por los resultados redituables.

 

La elaboración de un pan casero, un vendedor ambulante lo comercializa en Federal a un monto promedio de 250 pesos; un viaje en remis en Santa Fe capital por un trayecto de 3 kilómetros cuesta 300 pesos; en Capital Federal, trasladarse en taxi en un tramo de 24 cuadras demanda el pago de 330 pesos; una mujer humilde, de la provincia de Buenos Aires, en pandemia, emprendió la venta de manufacturas –una docena de churros la vende a 400 pesos-: trabajando con cuatro miembros de su familia, le queda una ganancia de mil pesos por toda una jornada de trabajo…; en la terminal de ómnibus de Federal, quien carga los bolsos y valijas al micro con destino a Buenos Aires, cobra 100 pesos por unidad…

 

Se interpreta que el episodio sólo admite una modesta conclusión: nadie está en contra de que alguien se gane el dinero trabajando, sí se rechaza lo que se considera un abuso.

 

Sin decirlo explícitamente, el chofer del micro de la empresa ‘Flecha Bus’ avaló la imposición de la tarifa.

 

El contexto laboral, hoy en día, resulta desfavorable para cualquiera; sin embargo, “no trabaja quien no quiere”, por lo que es posible generar fuentes de trabajo cuando se rescata el espíritu de lucha, lo cual, merece ser valorado. Lo que no debería estar en discusión es aceptar las reglas que imponen los que incurren en la “avivada”, característica de quienes desafían a los voluntariosos, al sacrificio personal, pretendiendo sacar tajada con el menor esfuerzo.  

 

La idiosincrasia del argentino es emblemática con el episodio de ‘La Mano de Dios’...