La Justicia de Entre Ríos destituiría a la fiscal que investigó al ex gobernador Urribarri

Ofensiva K sobre la Justicia / El Tribunal Superior de Justicia de Entre Ríos rechazó el amparo de la fiscal que condenó al ex gobernador Sergio Urribarri. Así el jury de enjuiciamiento destituiría a la fiscal Cecilia Goyeneche antes del fin de semana, pese al fallo de la Corte Suprema.


Daniel Santoro (Clarín).

En tiempo récord y en un día feriado, los vocales subrogantes del Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos (STJER) dejaron las puertas abiertas para la destitución de la fiscal anticorrupción Cecilia Goyeneche al Jurado de Enjuiciamiento. Lo hicieron al rechazar este miércoles el amparo de Goyeneche la fiscal que logró la condena a 8 años de prisión del ex gobernador de Entre Ríos y ex embajador en Israel, Sergio Urribarri, en una causa por corrupción.

De esta manera se desestima el planteo que Goyeneche fuera acusada por un integrante del Ministerio Público Fiscal y no por un abogado ad hoc como está ocurriendo en ese jury. Además, impuso que las costas del juicio las pagara la fiscal suspendida.

Así el Superior tribunal aceptó el recurso de apelación interpuesto por el gobernador de Entre Ríos, Gustavo Bordet contra la sentencia de primera instancia que favoreció a Goyeneche. Bordet sigue teniendo buenas relaciones con Urribarri y está alineado con los K.

Votaron en contra de Goyeneche los jueces subrogantes del Superior Tribunal Fabiola Bogado Ibarra, Emilio Matorras, María Gabriela López Arango y Guillermo Federik. Y a favor de la fiscal Bernardo Salduna, según informó la revista ANÁLISIS.

Goyeneche había presentado un recurso de amparo para plantear la ilegalidad de la decisión del Jurado de Enjuiciamiento al designar un abogado ad hoc y tuvo un fallo favorable en primera instancia con la sentencia de la jueza Elena Albornoz, a fines de enero de este año. Albornoz, en su resolución, consideró ilegítima la decisión de separar al Ministerio Público Fiscal del proceso y repuso el rol de acusador al jefe de los fiscales de la provincia.

La intención del Jurado de Enjuiciamiento es lograr los votos de destitución de Goyeneche antes del fin de esta semana.

Así los vocales subrogantes del Superior Tribunal desafían a la Corte Suprema de Justicia de la Nación que había ordenado se resuelva el amparo de la fiscal.

Si el jury entrerriano la destituye, Goyeneche podrá volver a la Corte con su reclamo que ya tiene un perfil internacional y se está convirtiendo en un caso testigo de independencia judicial y misoginia. Goyeneche, junto a otros seis fiscales provinciales, llevaron su reclamo a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y el relatador de la ONU para la independencia de magistrados y abogados, Diego García Sayan, expresó su preocupación al gobierno nacional por el caso Goyeneche.

Goyeneche fue respaldada por la Asocación Argentina de Fiscal y la Red de Entidades por la Justicia Independiente (REJIA), además de numerosos diputados nacionales y referentes judiciales.

Primero, el jury había decidido seguir adelante a pesar de que la costumbre era esperar a que el Tribunal Superior decidiera frente a una orden de la Corte Suprema. Y ahora se apuraron en resolver cuando, en general, siempre tardan semanas en decidir.

La revista Análisis que dirige Daniel Enz precisó que “los votos en contra de Goyeneche no sorprendieron demasiado. Bogado Ibarra -considerada una jueza laboral del riñón de la presidente del STJ, Susana Medina de Rizzo, con cierta afinidad con la Corte Suprema- tuvo problemas en su momento con la fiscal, cuando su marido fue denunciado por mala praxis”.

“Matorras, oriundo de Gualeguay y hermano del exlegislador justicialista Rubén Matorras, fue también asesor municipal del exintendente Luis Erro, condenado por delitos de corrupción. E incluso, fue además su abogado defensor en algunas causas”, agregó el artículo enumerando los vínculos políticos o los intereses personales de los jueces subrogantes contra la fiscal Goyeneche.

En fuentes de los tribunales de Comodoro Py se precisó que la jueza Medina tuvo en el pasado una buena relación con la Corte Suprema. Eran tiempos en que Medina "mostraba que tenía en su despacho la toga que usaba la ex jueza de la Corte Carmen Argibay en el tribunal internacional y defendía los derechos de las mujeres" recordó la fuente consultada por Clarín. "Pero el pasado no tiene nada que ver con sus conductas actuales en el caso Goyeneche", resaltó la fuente.

En esas mismas fuentes, llamó la atención que la Ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad de la Nación, Elizabeth Gómez Alcorta, "tan activa en otros casos de mujeres perseguidas no haya dicho una palabra sobre Goyeneche, acusada en su mayoría por hombres y que denuncia misoginia".