20 marzo 2022

Descreimiento de productores ante el anuncio de que el aumento de retenciones será temporal

Retenciones: dicen que la suba será temporal, pero el campo irá a la Justicia. Primeras medidas oficiales en la “guerra” contra la inflación.

TELAM
Justificación. El ministro de Agricultura, Julián Domínguez, inauguró la serie de anuncios oficiales.

Los derechos de exportación para el aceite y la harina de soja subieron de 31 a 33%. Con los ingresos extra se financiará un fondo para estabilizar el precio de la harina de trigo. El ministro Julián Domínguez aseguró que la medida no perjudica a los productores, que además son “la gallina de los huevos de oro”. Los exportadores reclaman la anulación de la medida.


El ministro de Agricultura Julián Domínguez fue el funcionario designado para explicar, justificar y defender las primeras medidas que tomó el Gobierno en el inicio de la denominada “guerra a la inflación”. Domínguez aseguró ayer en conferencia de prensa que la suba de dos puntos porcentuales para las retenciones al aceite y la harina de soja, que pasarán de 31 a 33% según se pulicó el sábado en edición especial del Boletín Oficial, será “temporal”. Y que no afectará al productor sino solamente a 11 empresas exportadoras.


Domínguez insistió en la cuestión “temporal” de la suba de retenciones. Lo repitió varias veces. Y aseguró, tal vez en un mensaje hacia el propio Gobierno, que los productores son “la gallina de los huevos de oro” del país y que “hay que defenderla”.


Con los fondos extra que generará el alza de los impuestos a la exportación, el Gobierno creará un fideicomiso para garantizar que los precios del trigo vuelvan a valores “prebélicos” mientras duran las consecuencias del aumento a causa de la invasión rusa a Ucrania y desacoplar así los precios argentinos de los internacionales, dijo Domínguez.


El ministro mencionó la creación del Fondo Estabilizador Temporal del Trigo Argentino, que, bajo el formato de un fideicomiso, será administrado “exclusivamente” por la Secretaría de Comercio Interior, manejada por Roberto Feletti.


El Gobierno estima recaudar U$S 350 millones extras con la suba de los 2 puntos a los subproductos sojeros (también sube el de biodiésel de 29% a 30%) que rige hasta fin de año para sostener el precio de la harina de trigo para las panaderías a $25.000 la tonelada, valores previos a la guerra entre Rusia y Ucrania, contra los $35.000 que se comercializa por estos días.


De todas maneras, Domínguez no aclaró cómo se distribuirán los fondos a los molineros ni cuánto puede llegar a bajar el precio del pan al consumidor a partir de esta medida. Los detalles los daría este lunes el ministro de Producción, Matías Kulfas.


Domínguez aclararó que continuará el fideicomiso que se armó este año de U$S 25 millones para subsidiar paquetes de fideos y harina de un kilo.


“La medida establece la suspensión temporaria del diferencial de 2 puntos porcentuales de los derechos de exportación de harina y aceite de soja, del decreto 790 del año 2020. Estos derechos de exportación volverán del 31 al 33%”, explicó el funcionario. “A los productores no se los afectará porque ya tributan ese 33%.


Las empresas ya se lo descuentan al productor”. En cambio, Domínguez explicó a quiénes sí afecta el decreto:


“Esta medida alcanza a 11 empresas exportadoras, de las cuales 8 representan el 95% del total”, detalló.


Por otro lado, Domínguez anunció otra medida, que había sido propuesta originalmente por las aceiteras para evitar que les subieran las retenciones. “Hemos decidido con el propósito de captar los precios internacionales de esta coyuntura histórica, abrir los registros de exportación de la cosecha 22-23 por 8 millones de toneladas de trigo que se suman a los 2 millones ya autorizadas”.


“Con esta decisión pretendemos lograr el objetivo de darle previsibilidad a los productores para la próxima siembra de trigo y lograr un nuevo récord de producción”, sostuvo el funcionario.


Las aceiteras, como opción alternativa, le habían propuesto al Gobierno abrir nuevos cupos de exportación para registrar ventas futuras en 2022 y 2023 de maíz y de trigo que, según las cuentas de las empresas, podrían reportar 700 millones de dólares por el pago anticipado de retenciones. “Estamos trabajando para darle a la gallina de los huevos de oro de este país que es el productor la previsibilidad y la confianza que el productor argentino requiere”, aseguró Domínguez.


Al ser consultado por la prensa, Domínguez negó que fuera a haber otras subas de retenciones. “Desde el primer día que asumí como ministro les transmití el compromiso del Presidente de no tocar las retenciones de trigo, de maíz, de soja y de aceite de girasol”. “Cada vez que se aumentaron las retenciones, la Argentina cayó en su intención de siembra. Queremos que el productor siembre y darle previsibilidad y estamos contribuyendo a la seguridad alimentaria global”, sostuvo Domínguez.


“Para que la gente lo entienda y para quienes nos han criticado por no subir las retenciones: el productor argentino no captó el precio bélico, y tiene que asumir la nueva cosecha con precios de fitosanitarios y fertilizantes más altos. Por eso la decisión de anticipar 10 millones de toneladas de trigo de manera que pueda aprovechar este valor histórico”, explicó. En este sentido, Domínguez aseguró que los productores deben quedarse tranquilos porque la misión de ese ministerio era defender a esa gallina de los huevos de oro y que su cartera trabajará para que el productor siembre con tranquilidad.