03 febrero 2022

"Aún ante los delitos más aberrantes, los defensores oficiales no pueden negarse a aceptar la defensa del imputado"

Publicación en su muro de Facebook de Laura Remonda -ex Defensora Oficial-. 

(Fuente Entre Ríos Ahora). «Que la gente opine lo que quiera»: un defensor oficial ante las críticas 
“Si la gente no me entiende, lo lamento". José Mandil, defensor oficial en Federal, se atajó de las críticas por ejercer la defensa de un acusado de homicidio. El hijo del muerto lo señaló de pretender liberarlo para que "siga matando".

La noche del sábado 29 de enero, la ciudad de Federal se vio conmovida por el brutal asesinato de un hombre de 63 años, Carlos Berón, hecho por el cual se sindicó como responsable a un joven de 29 años, Alexis Exquiel Kahl, con antecedentes por homicidio, y domiciliado en la provincia de Buenos Aires.

El martes 1, el Juzgado de Garantías de Federal dispuso la prisión preventiva en la Unidad Penal N° 8 del presunto homicida por un plazo de 45 días. Pero en medio, uno de los hijos del asesinado, Darío Verón, publicó en redes sociales una foto del defensor oficial de los Tribunales de Federal, José Mandil, con este texto, en tono irónico: “Yo cuido que asesinos la pasen bien y no les pase nada y si puedo los dejo libres para que maten a alguien más”.

Enterado de esa publicación, el defensor oficial se expresó sobre el asunto. “Yo entiendo el dolor de Darío Berón, el dolor que siente por la muerte de su padre. Me parece bien que él reaccione de esta manera, pero se debe entender que soy defensor público multifuero, y dentro de mis funciones está la defensa penal”, dijo el funcionario judicial

Y agregó: “En la defensa penal debo defender a la gente en base a las pruebas que existen, y hasta último momento debo tratar de conseguir la mayor cantidad de pruebas para desincriminar, y si no lo puedo desincriminar y condenan a mi pupilo, debo usar toda la vía recursiva para que se pueda rever o reexaminar por un superior. Debo aportar todos los recursos defensivos así esté defendiendo al Petiso Orejudo”.

Mandil aceptó que en el último tiempo han recaído en su despacho “causas muy pesadas”. Al respecto, opinó: “Pareciera que soy el abogado del diablo, pero es la función del defensor píblico: garantizar el servicio de justicia, sobre todo que la defensa sea de excelencia”.

Luego, señaló que “por el dolor, yerra el señor Darío Berón. Yo no propicio que la gente salga y siga matando. Yo creo en la reinserción social de la gente. Seguramente hay gente que ha cometido hechos gravísimos y ha ocasionado mucho daño y deben tener penas a perpetuidad, pero aún para esos criminales, como Robledo Puch (en realidad, Carlos Eduardo Robledo Puch, que purga perpetua por diez asesinatos), la ley de ejecución de pena prevé la reinserción social. Si yo estoy trabajando en esto, tengo que ser respetuoso de la legislación que tengo y de los derechos que le asisten a las personas mientras estén en juicio, que son inocentes hasta la sentencia. Y después de que son penados, de protegerlos”.

También subrayó que se desempeñó durante veinte años como abogado y después decidió incorporarse al Poder Judicial: asumió la Defensoría en Federal en el año 2014. “Siendo abogado, defendí causas que a mi criterio son justas. Y cuando estoy en la defensa pública, en la defensa pública desgraciadamente no existe la posibilidad de decir esta causa no la voy a defender. Tengo la obligación legal de defender todo, de cuestionar todo, de recurrir todo y si queda firme, tengo la obligación, no como defensor público, sino como Ministerio Público de la Defensa, de controlar que las cárceles funcionen como ordena la Constitución”.

“Si la gente no me entiende, lo lamento. Este es mi trabajo, trato de hacerlo lo mejor posible, y allá los que no me entiendan”, razonó el defensor oficial de Federal. “La gente que opine lo que quiere, yo tengo mis valores, mi solvencia moral, y bueno, cada uno es dueño de pensar lo que quiera”, razonó.