26 enero 2022

Cuestionan el desempeño de la Policía en Federal

En más de una circunstancia, los policías dicen, “tenemos las manos atadas”, a lo que se les refuta, “cuando les conviene…”. Ante el desamparo de la sociedad por la ausencia de sanciones a los delincuentes, la fuerza de seguridad se cubre aludiendo a, “no depende de nosotros; la responsabilidad es de los jueces”. Puede ser que si se profundiza el debate sobre la competencia de roles, en algunos aspectos, razón no les falte a los funcionarios policiales. Pero, la realidad es que la gente “de a pie” no se siente cuidada por quienes de acuerdo al mandato institucional “están para eso”.

Hechos de abigeato, hurtos, robos, asaltos, vandalismo, represión, consumo de droga (“estupefacientes” lo aclaran en las gacetillas de prensa…), entre otros, forman parte del bagaje de servicios de los que se ocupa la policía. Pero (otra vez… pero), la función que le ha sido asignada al organismo del Estado no resulta de cumplimiento efectivo.

En Federal, “la policía está vista como una repartición a la que se ingresa, y en la que se tiene, un sueldo seguro y una jubilación garantizada” -una ‘especie’ de agencia de colocaciones de empleos creada por los políticos como una herramienta de gestión-. Después, “la imagen” que tiene “de ella” la sociedad es un correlato de una misma impresión.

“Nunca descubren nada”, se escucha en la “opinión pública”, y cuando logran resultados positivos en las investigaciones, se ocupan de destacar en las estructuradas gacetillas de prensa, que, por caso, recuperaron una garrafa, un pantalón, o un martillo…

De vez en cuando, algún que otro vecino, manifiesta públicamente su indignación por la inoperancia de la policía. En esta ocasión, Jorge Osuna, escribió en su muro de Facebook: “¿En serio dijo eso este payaso? (por el subjefe de Policía de la Departamental Federal, Carlos Kindernecht, quien declaró “los bajos índices delictivos yo creo es el resultado del trabajo que venimos realizando cada día”)”. Agregando Osuna en el posteo: “Ya encontró lo que me robaron a mí cuando él liberó el barrio Centenario para que la falopa y la delincuencia hagan lo que quieren?. Acaso cree que porque él ponga un retén de motos y la gilada se pone el casco delante de sus milicos está todo bien?. Le falta huevos y ver la calle; desde la oficina no se ve la mugre”. Entre otras consideraciones Jorge Osuna, interpretó que los ascensos al personal policial se otorgan por el mérito de “quitar motos”, en referencia a los operativos de controles vehículares.

La publicación del vecino Jorge Osuna se puede resumir en cuanto a “la imagen” que se tiene de la policía: “A buen entendedor, pocas palabras”.

PUBLICACIÓN RELACIONADA.