01 noviembre 2021

Docentes haciendo dedo es consecuencia de la enorme deuda que el gobierno mantiene con los trabajadores de la educación


VIAJERAS A DEDO | Fabiana, Jesica y Dalma viven en Sauce de Luna y dan clases en Federal. Son docentes. Salen a la ruta todos los días a hacer dedo para llegar a sus escuelas. Una postal repetida en la docencia.


Viajeras

Fabiana, Jesica y Dalma viven en Sauce de Luna y trabajan en Federal. Recorren a dedo ese trayecto, de ida y de vuelta. El miércoles (27/10/2021 hacía un calor terrible, pero la recorren cuando hay helada, lluvia, temporal, siempre. Esta es una escena tan imperdonable como habitual en Entre Ríos, no tiene ningún justificativo, es consecuencia de la enorme deuda que el gobierno mantiene con las y los docentes entrerrianos. Me reencontré por estos días con ellas, en la ruta. Ya la habíamos transitado juntos varias veces en otras oportunidades, a lo largo de los años. Nuestras luchas docentes son muchísimas, son luchas por la dignidad de nuestro trabajo y en defensa de la Escuela Pública. Ambas cosas pertenecen a todas y todos los entrerrianos, sobre todo a los sectores laburantes de nuestra provincia. No es un reclamo sectorial, de ningún modo. Esas luchas despiertan ataques, ninguneos y excusas. Ninguna puede con nuestras convicciones por tener condiciones dignas para aprender y enseñar en Entre Ríos. Y despiertan genuinas solidaridades, genuina unidad entre las y los trabajadores. Esta es la fuerza docente que lucha, que lucha en serio, dando batallas históricas todos los días, en el aula, en la calle, en sus hogares, en el sindicato, donde tenga que ser.

Texto y foto: César Pibernus, La Lucha en la Calle


PUBLICACIÓN RELACIONADA -texto extraído del muro de Facebook del intendente de Sauce de Luna, Pablo Soreira-.


CUANDO LA NECESIDAD ASEDIA, LA VOCACIÓN SE IMPONE EN SACRIFICIO
Días de lluvia, sol, frío, "lo que caiga", allá estarán ellas; aún, cuando sea un solo alumno por el que tengan que pelearle al sacrificio.
Maestras y maestros de noble estirpe como pocos. ¿Quién se atrevería al reproche injusto sin conocer cuánto sacrificio hay detrás de cada guardapolvo al costado de la ruta?. ¿Podrá calcularse el llanto de un pequeño hijo que extraña a mamá, o de las horas previas al aula, cuando todavía no amanece?. ¿Cuánto vale el tiempo de vuelta -si tienen suerte y algún alma piadosa las arrima unos kilómetros- sumada a todas aquellas horas que deberán disponer preparando lo del día siguiente o corrigiendo?. ¿Hablé del tiempo a sus hijos, sus parejas, sus humanas necesidades?...
Tanto, pero tanto hay detrás de cada manito levantada haciendo dedo, horas de soledad, horas de incertidumbre, de riesgos miles, que sería injusto pretender decir algo, dejando afuera tantas privaciones incontadas...
Por todo eso y mucho, muchísimo más, hoy quiero FELICITAR y HONRAR a nuestras maestras y maestros de Sauce de Luna, que a dedo viajan a Federal, Paraná, La Paz, Villaguay y tantos otros lugares; inhóspitos muchos, pero llenos de "esperanzados guardapolvos", que día a día son alejados un poco más de la peor de todas las miserias... LA IGNORANCIA.
A todas/os Uds. maestras y maestros, GRACIAS por NO BAJAR LOS BRAZOS y SEGUIR, aunque sea DURO el CAMINO, aunque las INJUSTICIAS sean tantas... GRACIAS por la VOCACIÓN de SERVICIO DEMOSTRADO en TODO ELLO.-