El presidente Fernández considera que Córdoba no es parte de la Argentina

El presidente Alberto Fernández considera que la provincia de Córdoba no es parte de la Argentina
Fernández: “Córdoba debería integrarse al país”. Calificó a la provincia de “terreno hostil”.

Captura
Fernández criticó a Córdoba en un acto junto a Caserio

Alberto Fernández recibió ayer duras críticas por haberse referido a la provincia de Córdoba como “terreno hostil” y señalar que debería “de una vez por todas integrarse al país”. Las declaraciones se conocieron a través de un video del encuentro que el Presidente mantuvo el miércoles pasado con dirigentes kirchneristas cordobeses en el Centro Cultural Kirchner y motivaron duras réplicas de parte de funcionarios del gobernador Juan Schiaretti y de referentes de Juntos por el Cambio, que denunciaron “discriminación”.

CÓRDOBA.– Una nueva polémica desató el presidente Alberto Fernández cuando –en una reunión con dirigentes cordobeses del Frente de Todos– dijo que la provincia tiene que “integrarse al país”. El video, grabado informalmente, comenzó a circular por las redes e inmediatamente provocó el rechazo del oficialismo provincial y de la oposición.

“Terreno hostil”, dice Alberto Fernández al inicio del video que desató la polémica, en referencia a la provincia. “Hacen falta muchos cordobeses y cordobesas como ustedes para que Córdoba de una vez por todas se integre al país”, les señala el Presidente en el encuentro que mantuvo en el Centro Cultural Kirchner el pasado miércoles y del que participaron dirigentes del Frente de Todos cordobés, encabezados por el senador Carlos Caserio (quien busca renovar su banca), a quien se lo ve al lado del candidato a diputado nacional Martín Gill, también actual secretario de Obras Públicas.

“Lamentamos profundamente los dichos del Presidente. Esto confirma la mirada unitaria que tiene de la Argentina. Todo lo que pase fuera del AMBA no es Argentina. A confesión de parte, relevo de pruebas”, dice el comunicado del bloque Córdoba Federal, que integran los cuatro diputados nacionales que responden al gobernador Juan Schiaretti.

Por su lado, el diputado nacional Mario Negri, a través de las redes, le ofreció directamente al Presidente el link de Wikipedia, “así no lee tanto y aprende un poco de la provincia”, y agrega: “Lo que no vamos a hacer es integrarnos al kirchnerismo, el 14 de noviembre lo va a ver otra vez”.

Entre los rechazos opositores, el diputado Cristian Ritondo interpretó que “si para el Presidente la gente que no lo vota no es parte de Argentina, el país le va a quedar muy chico”.

En el momento de los dichos, en Córdoba ya venían dándose cruces entre Schiaretti –quien encabeza la campaña de su sector– y funcionarios nacionales por la “discriminación” que el oficialismo nacional entiende que la Nación hace con el interior del país. De hecho, también hubo críticas a Juntos por el Cambio en ese sentido.

Desde el bloque de Córdoba Federal indicaron que los planteos del Presidente “acaban de confirmar que es necesario una Argentina justa.

“Que distribuya los esfuerzos de todos de igual manera. No queremos ni más ni menos que Buenos Aires. Queremos lo mismo para Córdoba y el resto del país”, agregaron.

El viernes estuvieron haciendo campaña en la provincia el jefe de Gabinete, Juan Manzur, y los ministros Julián Domínguez y Alexis Guerrera, quienes prefirieron no confrontar con Schiaretti, quien, en paralelo, seguía criticando la falta de federalismo.

Pero las palabras del presidente Alberto Fernández volvieron a complicar la campaña kirchnerista.

En momentos en que los sondeos muestran que al Frente de Todos se le está complicando reducir la diferencia a favor de la oposición de las PASO y hay esfuerzos por dar vuelta resultados en provincias claves para no perder la mayoría en el Senado, Córdoba sigue apareciendo marcadamente antikirchnerista y también aquí las encuestas dan cuenta de un nuevo y holgado triunfo de Juntos por el Cambio. También la diputada nacional de Juntos por el Cambio Soher El Sukaria presentó un proyecto de declaración “repudiando” los conceptos del Presidente. En los fundamentos consta la “alarma” de que el Gobierno considere “hostil” al que “piensa diferente” y también el considerar que una provincia no está integrada al país “por el solo hecho de que el partido oficialista nacional no gane elecciones, significa admitir una peligrosa asociación entre Estado y partido político que debe ser repudiada por todos”.