20 octubre 2021

Tensión en ruralistas de Entre Ríos por abigeato y vandalismo

Un veredicto que se emitirá en los tribunales de Gualeguaychú el próximo viernes 22 (/10/2021) en relación a un delito de abigeato, genera preocupación en productores rurales de la región. 

“Los delitos contra la propiedad en las zonas rurales muchas veces son esclarecidos por la Policía Rural, pero a la hora de las sentencias, los delincuentes salen con penas irrisorias o son absueltos", exteriorizaron desde la entidad que nuclea a productores. 

Agregaron en su pronunciamiento: "Estamos cansados de la puerta giratoria para los delincuentes que vienen haciendo estragos en las zonas rurales. Pareciera que los pobladores del campo y los productores somos ciudadanos de segunda para algunos sectores de la Justicia".

Asimismo, señalaron: "Los delitos contra la propiedad rural transmiten una sensación de inseguridad y desamparo, ya que los productores ven que muchas veces los delincuentes son detenidos y liberados un par de horas después, sin consecuencias judiciales".

El desamparo que padecen los productores rurales se evidencia con el testimonio del dueño de un campo en la zona de Santa Elena. Pedro Giebert ha realizado 70 denuncias por abigeato, y no obtuvo ninguna respuesta positiva.

También, desde el ámbito agropecuario, alertaron por los casos de vandalismo, tal lo sucedido por la rotura de silobolsas en una cooperativa de Basavilbaso.

Desde el sector, sostuvieron: "Hay una bajada de línea cuando escuchamos a Bonafini que hay que salir a quemar silobolsas, por lo que nos lleva a inducir que esto no ocurre de la nada porque hay gente que se prende de esto".

Tensión en la Sociedad Rural ante el “inminente” fallo en una causa por abigeato

Estamos más atentos a los tribunales que a nuestros propios campos”, dijeron desde la Sociedad Rural de Gualeguaychú.


“Los productores agropecuarios de la ciudad se mantienen en vilo por estas horas ante la inminencia de un fallo de la justicia, más precisamente del Dr. Arturo Dumón, integrante del Tribunal de Juicios y Apelaciones de Gualeguaychú. Se trata puntualmente de un veredicto que tendrá lugar el próximo viernes en relación a un delito de abigeato que ha tenido ribetes muy particulares y que ha desatado la molestia de todo el abanico productivo de la región”, expresaron aunque sin detallar de qué causa se trata.

En ese sentido apuntaron contra la Justicia diciendo que “los delitos contra la propiedad en las zonas rurales muchas veces son esclarecidos por la Policía Rural, pero a la hora de las sentencias, los delincuentes salen con penas irrisorias o son absueltos. Esto ha venido generando un caldo de cultivo muy marcado en los productores y la dirigencia rural, hecho que los ha llevado a condenar enérgicamente esta actitud de algunos resortes judiciales”.

“Este viernes se escuchará el veredicto de un caso que tiene aspectos insólitos y que podría ser parte de una serie de Netflix. El principal imputado -junto a otros tres- de un delito de abigeato realizado en la zona de Sarandí durante este año, ha permanecido en libertad durante el juicio a pesar del pedido de la Fiscalía, con argumentos que mezclan la impotencia y la risa”, señalaron desde la Sociedad Rural Gualeguaychú (SRG).

Los dirigentes agregaron que “la comunidad debe saber que el imputado del que hablamos fue condenado tiempo atrás por otros delitos, pero nunca cumplió la condena de 10 años porque se mantuvo prófugo. O sea, no estuvo preso porque escapó, pero luego de pasar el período que debió estar tras las rejas, apareció nuevamente como si nada. Ante semejante antecedente, la fiscal Martina Cedrés solicitó que atraviese el juicio detenido ante un claro riesgo de fuga como su historial lo remarca. Pero increíblemente, el Juez Dumón no hizo lugar al pedido, entendiendo que estuvo escondido por impericia del Estado para encontrarlo. Realmente, es el mundo del revés”.

Desde la SRG instaron a aplicar el sentido común: “¿Si anteriormente se escondió 10 años para no cumplir su condena, que garantiza que si es condenado esta vez no haga lo mismo?, preguntaron. No obstante, y más allá de las pruebas que obran en su contra, que se lo condene es una posibilidad, pero no una certeza. Ante ello, desde la entidad gremial aseguraron que “por estas horas los productores estamos más atentos a los Tribunales que a nuestros propios campos. Estamos cansados de la puerta giratoria para los delincuentes que vienen haciendo estragos en las zonas rurales. Pareciera que los pobladores del campo y los productores somos ciudadanos de segunda para algunos sectores de la Justicia”, lamentaron.

“Resulta harto necesario -continuaron- que el Poder Judicial se comprometa con una modalidad delictiva que hace estragos y que al día de hoy no cuenta con muchos casos de condena que sirvan de efecto disuasorio. Los delitos contra la propiedad rural transmiten una sensación de inseguridad y desamparo, ya que los productores ven que muchas veces los delincuentes son detenidos y liberados un par de horas después, sin consecuencias judiciales”, recordaron.

Desde la entidad gremial reconocieron que “hay un compromiso y un esfuerzo enorme en brigadas como la de Gualeguaychú. Pero eso necesita siempre respaldo de la Justicia, porque al no tenerlo genera un efecto negativo destructivo porque repercute en la moral de los efectivos; provoca un estado de indefensión en el productor; anima a otros delincuentes y es un pésimo mensaje para la sociedad”.

Por último, puntualizaron desde la SRG que “como ya lo hemos dicho en otras oportunidades, resulta necesario ponerle traba a la puerta giratoria de la justicia. Estamos cansados de todo esto. Asimismo, venimos estando atentos a otros casos que han tenido lugar en la zona y que también esperan resoluciones judiciales. Hemos decidido no callar más y reclamar a viva voz que los delitos contra el campo tengan la misma importancia para la Justicia que los cometidos en la ciudad”.
Fuente: Prensa Sociedad Rural GualeguaychúINFORMACIÓN RELACIONADAInvestigan destrozos contra silobolsas de soja en la provincia
El hecho ocurrió durante la madrugada de este martes 19 (/10/2021) en el predio de la Cooperativa Agrícola Lucienville, en Basavilbaso.

Sujetos ingresaron al lugar y rompieron dos silobolsas que contenían soja para semillas lista "para seleccionar y enviarla al mercado en estos días", según detalló el presidente de la Federación de Cooperativas de Entre Ríos (Fedeco), Edgardo Schneider.

Schneider repudió el destrozo y destacó que "no es la primera vez que sucede”. En este sentido, recordó que anteriormente “pasó en muchas provincias como Buenos Aires, Córdoba, Chaco y Santa Fe. En Entre Ríos fueron pocos este tipo de atentados pero hubo y ahora le tocó a una de nuestras cooperativas”.

En ese marco, dijo que “no se puede culpar a nadie, pero hay una bajada de línea cuando escuchamos a Bonafini que hay que salir a quemar silobolsas por lo que nos lleva a inducir que esto no ocurre de la nada porque hay gente que se prende de esto, porque desconoce cómo funciona el campo porque esta soja no se vende en octubre se venderá en noviembre, diciembre o enero, es decir, saldrá el marcado, ya que acá nadie quiere perjudicar al gobierno”.

Por último, Schneider precisó que “se realizó una denuncia en la policía y se aguarda un claro mensaje de las autoridades provinciales para frenar una escalada de odio que no aporta a la construcción de un país que necesita estar unido para salir adelante”.
Fuente: Periodismo BasavilbasoINFORMACIÓN RELACIONADAEl impactante caso del productor que se cansó de hacer denuncias

Al productor Pedro Giebert le carnearon una enorme cantidad de vacunos en su establecimiento Santa Sofía, cercano a la ciudad de Santa Elena, en Entre Ríos.

Setenta denuncias y más de dos millones de pesos perdidos parecieran haber caído en un agujero negro. Esa es la sensación que tiene el productor entrerriano Pedro Giebert luego de realizar decenas de denuncias por abigeato ocurridos en su establecimiento Santa Sofía, ubicado a unos tres kilómetros de la localidad de Santa Elena y por las que no obtuvo ninguna respuesta positiva.

Según señaló el productor, si bien solo pudieron constatar el faltante de 70 animales, estima que la pérdida podría ser mayor y que lo sabrá el día del recuento de la hacienda. Asimismo, indicó que en el último tiempo, los robos se volvieron más frecuentes a la falta de inactividad del Estado.

Las 6000 hectáreas del campo familiar que maneja y en la que hace un planteo mixto agrícola ganadero se encuentran circunvalado por el arroyo Feliciano, por lo que cree que los delincuentes entran a los lotes donde esta la hacienda en bote o caminando por la orilla del arroyo y se retiran de la misma forma con los animales faenados a cuestas.

“Entran por el arroyo o sino vienen caminando o a caballo desde el pueblo, con perros y armas. Cortan los alambrados dispuestos a llevarse algo, no se van ir con las manos vacías”, dijo a LA NACION.

En lo que va del año 2021, al productor Pedro Giebert le carnearon más de 70 vacunos
En lo que va del año 2021, al productor Pedro Giebert le carnearon más de 70 vacunos

Y, a pesar de que tiene seis peones que recorren todos los días los distintos potreros, eso no alcanza. “Todas las semanas son al menos dos animales faenados y que encontramos solo el cuero, la cabeza, las vísceras y las patas. Sin ir más lejos, la semana anterior nos carnearon dos terneros y una vaca”, detalló.

En este contexto, Giebert señaló que si bien hay un destacamento policial a unos 12 kilómetros de su campo, no sirvió de mucho. “La patrulla viene hasta acá cuando los llamo, pero nunca logran agarrarlos. No somos los únicos quienes sufrimos este tipo de delitos rurales, pero al tener un rodeo con 2000 animales y una forma accesible para ingresar a robar sin llamar la atención y pasar desapercibidos, somos blanco para los delincuentes”, dijo.

“Estamos cansados y por eso es que decidimos ir más arriba y enviar una carta a la Dirección Provincial de Delitos Rurales para informar a las autoridades que los animales faenados equivalen a más de $2300 millones de pérdidas económicas”, añadió.

En estos días, como útimo recurso, la familia Giebert enviará una carta a la Dirección Provincial de Delitos Rurales para informar a las autoridades que los animales faenados en su campo equivalen una pérdida de más de $2.300 millones
En estos días, como útimo recurso, la familia Giebert enviará una carta a la Dirección Provincial de Delitos Rurales para informar a las autoridades que los animales faenados en su campo equivalen una pérdida de más de $2.300 millones

Para el productor, cuando encuentran un animal faenado en el campo, la impotencia es cada vez más grande. “Da mucha bronca porque pagamos impuestos inmobiliarios altísimos en la provincia para recibir a cambio una contraprestación, pero eso no pasa. Necesitamos que el Estado nos garantice que el negocio que hacemos en el campo sea rentable sino ¿cómo pagamos los impuestos?”, se preguntó.

Así dejaron los cuatreros uno de los animales faenados en el medio del potrero
Así dejaron los cuatreros uno de los animales faenados en el medio del potrero

Como séptima generación de productores agropecuarios en la zona, Giebert recibió el apoyo no solo de su padre y tíos sino de toda la comunidad. “Mi papá me dice que hay que encontrarle la vuelta para que esto se termine en algún momento, pero si la Justica no cambia es imposible acabar con los delitos rurales”, finalizó.