El gobierno extiende el cepo a las exportaciones de carne

SE AGUDIZA EL CONFLICTO CON EL CAMPO.

El Gobierno prorrogó el cepo a la carne hasta fines de octubre: “Es una herramienta indispensable que empezó a mostrar resultados positivos”

La decisión se publicó en el Boletín Oficial. Resalta que “en dos meses permitió estabilizar los precios” al consumidor. La medida genera malestar en la agroindustria. La mesa de enlace define los pasos a seguir.

El cepo a la exportación de carne vacuna seguirá hasta el 31 de octubre próximo, estableció el Gobierno. La decisión se adoptó mediante la resolución conjunta 7 del Ministerio de Desarrollo Productivo y de Agricultura y Ganadería en el Boletín Oficial.

Con la firma de los ministros Matías Kulfas y Luis Basterra, la prórroga del cepo a la carne se basó en que “el impacto de las medidas que limitaron la venta al exterior de manera temporal ha comenzado a mostrar resultados positivos. en materia de precios”, se resalta en los considerandos de la resolución.

Continúa que luego de 2 meses de vigencia de las limitaciones, los precios se estabilizaron e incluso mostraron cierta retracción en distintos eslabones de la cadena y que en consecuencia puede observarse que las medidas tomadas han cumplido el objetivo de reducir la dinámica de precios”.

“Si bien la solución estructural a la tensión entre mercado externo y mercado interno se vincula con medidas que permitan aumentar la producción, en el corto plazo la herramienta de limitar las ventas al exterior es indispensable para garantizar el acceso de los argentinos a la carne vacuna frente al fuerte aumento de los precios a los consumidores”, se argumentó.

Como anticipó TN.com.ar, la decisión de extender sin modificaciones el cepo exportador se había tomado en los días previos y potencia la tensión entre el Gobierno y el campo, desde donde la mesa de enlace advirtió sobre el malestar de los productores y la posible vuelta de las protestas, que serían más duras, a menos de dos semanas de las elecciones primarias (PASO).

La extensión del cepo implica que las exportaciones no pueden superar el 50% del volumen que se embarcó entre junio y diciembre de 2020. Quedan afuera de esos límites los cortes de alta calidad (la cuota Hilton, la 481 y a EE.UU. Este mes se sumó a esas excepciones un cupo de 3500 toneladas de carne kosher a Israel.

En tanto, tienen vedada la exportación siete cortes populares: vacío, paleta, cuadrada, matambre, asado de costilla, falda y tapa de asado. Este grupo no se puede embarcar hasta el 31 de diciembre, según lo estableció el decreto 408, prorrogado este martes.

Las restricciones a los embarques de carne comenzaron a mediados de abril último con una serie de inspecciones a frigoríficos en medio de la escalada de precios al consumidor, que para ese mes marcaban subas promedio de 60% interanual. El 20 de mayo, en tanto, se prohibió por 30 días toda exportación, mientras que a fines de junio, y luego de conversaciones con el sector, se flexibilizaron un poco las ventas externas, con el esquema hoy prorrogado.

Este lunes, Sociedad Rural (SRA) difundió un estudio en el que advirtió sobre los daños que genera la intervención oficial en el sector ganadero. En ese sentido, indicó que la cadena de la carne acumuló pérdidas por U$S1084 millones.

Es decir más de U$S8 millones por día, desde mediados de abril, cuando el Gobierno puso en marcha una serie de medidas intervencionistas con el argumento de contener los valores del producto al mostrador, y que con la extensión del cepo seguirán acumulándose.


La resolución conjunta 7

PUBLICACIÓN RELACIONADA

“Al gobierno le importa poco el campo”: Por el cepo a la carne, la Mesa de Enlace podría interrumpir la comercialización

El Gobierno nacional prorrogó por otros dos meses el cepo a la exportación de carne vacuna que tiene cuotificadas en un 50% las ventas al exterior y la Mesa de Enlace se encamina en protesta a un cese de comercialización de hacienda y granos. La medida de fuerza podría concretarse antes de las PASO y su anuncio conocerse en las próximas horas en un encuentro de los ruralistas en Santa Fe.

Tras un largo debate e intercambios de posiciones, ayer las entidades ruralistas unificaron criterios para llevar adelante un “plan de acción fuerte y contundente”, según contaron desde la Mesa de Enlace.

Según datos del último informe de la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes (Ciccra), el mes pasado la carne en los mostradores minoristas retrocedió solo entre 0,9% y 2% tras subir 8,2% en junio.

El entrerriano Jorge Chemes, presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), remarcó que para que la medida de fuerza que se busca impulsar sea un éxito deberá participar toda la cadena. “Sabemos que todos van a decir presente en el reclamo y vamos a tener un apoyo masivo. Además de los productores, tanto la industria, como consignatarios y el resto de las cadenas agropecuarias están furiosos porque el Gobierno no cumple con lo que promete”, señaló.

“Es inconcebible lo que está pasando. Esto te demuestra claramente que al Gobierno le importa muy poco el campo y solo lo ve como una fuente de recursos fiscales”, añadió.

Por su parte, Elbio Laucirica, presidente interino de Coninagro, señaló que existe una presión muy importante de los productores a quienes les deben dar respuesta. “Si no se levanta la medida, tomaremos, muy a nuestro pesar, un plan de acción fuerte y contundente. Decidiremos con nuestras bases qué hacer. No nos dejan otro camino que pasar a medidas de acción más concretas y profundas, en defensa de los productores ante el perjuicio que están teniendo, al igual que toda la cadena cárnica”, dijo.

Por su parte, Carlos Achetoni, presidente de Federación Agraria Argentina (FAA), aseguró que hace rato que existe un malestar en el sector, sobre todo en los pequeños productores, donde esta medida “los terminó de liquidar”.

“No tiene sentido que sigamos perdiendo puestos de trabajo, producción y mercados internacionales que enseguida ocupan países vecinos. La industria hizo grandes inversiones que hoy no tienen posibilidad de repago”, indicó.

Un informe presentado por el Instituto de Estudios Económicos de la Sociedad Rural Argentina (SRA) revela que el Gobierno hace perder US$8 millones por día en la cadena de la carne. Esto ocurre por las distintas medidas que tomó desde abril pasado, entre ellas un registro para exportar y luego la cuotificación de las ventas al exterior. Desde entonces la cadena ya resignó un acumulado de US$1084 millones.

Nicolás Pino, presidente de la SRA, indicó que “la obligación de la Mesa de Enlace es medir el humor de los productores y hoy están muy mal”. Asimismo remarcó que en la actualidad toda la cadena está padeciendo el problema.

“Lo que nosotros empezamos a sufrir tiempo atrás, hoy se derrama en la industria, que ya no tiene espacio en sus heladeras para guardar la carne. Un 5% de flexibilización (posibilidad que vislumbraban en algunos sectores de la cadena con respecto al futuro del cepo) no cambia el problema de la cadena cárnica, lo tienen que entender. De seguir así, estaremos frente a un cuello de botella, donde no se va a vender hacienda porque los frigoríficos ya no tienen capacidad de almacenamiento”, afirmó.

En este contexto, la industria frigorífica manifestó la necesidad de que el Gobierno abra las exportaciones de carne vacuna porque destacan su apuro en trabajar con plena capacidad operativa, como antes de las restricciones.

El 20 de mayo el presidente Alberto Fernández cerró las exportaciones de carne vacuna por un mes para hacer bajar el precio del producto en el mercado local. Luego, el 23 de junio último aplicó un cepo parcial del 50% de las ventas al exterior del segundo semestre de 2020, que vence mañana. En ese decreto se sumó una prohibición de exportar siete cortes hasta fin de año: vacío, paleta, tapa de asado, asado, matambre, falda y cuadrada.

A principios de agosto, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, había prometido una flexibilización de la medida si seguía la estabilidad de precios en el mercado interno. “Iremos liberando cupos de exportación en la medida en que veamos que sigue la estabilidad en el mercado interno”, dijo en esa oportunidad.

Para el presidente de FAA, el Gobierno toma decisiones descolgadas de la realidad. “Hay un poder desfasado de lo que pasa al país, con un presidente que tiene una realidad distorsionada”, expresó.

En tanto, Laucirica remarcó que la solución del problema está en manos del gobierno nacional. “Tiene la oportunidad política para cumplir con la palabra dada y descomprimir una situación de tensión. O por ahí les sirve a su estrategia electoral ponernos como enemigos frente a la sociedad”, dijo.

En línea con la ronda de encuentros que viene realizando la Mesa de Enlace con las provincias para buscar su apoyo en contra del cepo a la carne, hoy los dirigentes estarán en Santa Fe, donde verán al ministro de Producción, Ciencia y Tecnología, Daniel Costamagna, y el secretario de Agroalimentos, Jorge Torelli.

Asimismo se juntarán con productores agropecuarios. “Vamos con mucha expectativa a reunirnos con la gente del campo. Nos van a tirar toda la bronca encima pero para eso estamos: somos defensores de los productores”, cerró Chemes. Tras ese encuentro podría darse a conocer la medida de fuerza contra la extensión del cepo a la exportación de carne.
Fuente: La Nación