Protestas contra la cuarentena


En distritos del Gran Buenos Aires se formaron largas caravanas de autos; con pancartas y banderas argentinas, muchos reclamaron flexibilizaciones para volver a trabajar. Con una concentración en el Obelisco, una caravana en Tigre -donde unos 700 automóviles formaron parte de la caravana que pidió la apertura de más actividades- y movilizaciones en Córdoba, Mendoza y Tucumán, entre otros puntos del país, hubo ayer sábado 30 (/5/2020) reclamos por una “cuarentena inteligente”, para compensar la prevención sanitaria con la necesidad de trabajar.

Caravanas de autos reclamaron frente a la Quinta de Olivos y otros en Tigre. Hubo una marcha opositora en el Obelisco y médicos pidiendo más protección.

“Libertad de circulación y trabajo”, reclamaba una de las pancartas que se vieron ayer en el Obelisco durante una marcha contra las restricciones producidas por el aislamiento social, preventivo y obligatorio dictado por el Gobierno nacional hace más de 70 días, en medio de la pandemia del coronavirus. Las protestas se replicaron en Tigre y Olivos, donde los manifestantes se juntaron en largas caravanas de autos.

Cerca de las 17, el Obelisco comenzó a recibir a personas con banderas argentinas y carteles con reclamos contra la cuarentena. Unos minutos después un pequeño grupo se enfrentó con policías de la Ciudad y se registraron algunos incidentes.

En medio de la protesta, uno de los manifestantes planteó: “Yo lo voté a Alberto (Fernández) pero quiero que se de cuenta de que hay otras maneras de pensar. Quiero laburar”. A pocos metros de él, otro agregó: “Queremos trabajar. Pedimos que nos dejen salir a los que estamos sanos y que los grupos vulnerables sigan aislados en sus casas”.

El reclamo de algunas personas para retomar sus actividades -entre los que había comerciantes porteños que, tal como contó Clarín, debieron cerrar sus locales tras las nuevas restricciones en la Ciudad y ven en peligro la continuidad de su negocio quedó opacado por el grupo de los “anticuarentena” que copó la manifestación con consignas de todo tipo. “Soros o Perón”, decía una bandera argentina gigante que sostenían dos manifestantes. “No al nuevo orden mundial”, decía otro afiche que combinaba la situación local con la global. Una mujer sostenía un cartel que rezaba: “5G - genocidio” , en referencia a la nueva generación de tecnología para transmitir datos móviles y la disparatada teoría de que es la causante del coronavirus.

A esos mensajes conspirativos se les sumaba algo más preocupante: la distancia social era casi nula y gran parte de los participantes no usaba barbijo, o lo tenía mal colocado.

Quienes protestaban contra la cuarentena se mezclaron en el Obelisco con médicos que reclamaban mejores condiciones de trabajo y aumento salarial. “Ni héroes, ni asesinos. ¡Somos médicos!”, podía leerse en un cartel de un auto. En otros, las pancartas buscaban diferenciarse: “No somos anticuarentena”.

La manifestación contra la continuidad del aislamiento obligatorio también se replicó en Tigre. En el municipio bonaerense que conduce Julio Zamora, se produjo una nueva caravana de autos para reclamar el fin de la cuarentena. Según constató Clarín, muchos de los vehículos tenían carteles con la frase “cuarentena inteligente” y banderas de la Argentina.

El lunes pasado cerca de 400 vehículos había protagonizado una manifestación similar. La marcha había terminado en polémica luego de que el intendente Zamora cuestionara la movilización y asegurara que había puesto en manos de la Justicia las imágenes de quienes habían roto la cuarentena, tomadas por las cámaras de seguridad.

“Queremos salir a trabajar, aprendimos a cuidarnos, queremos salir como ustedes, los periodistas”, sostuvo ayer Ángeles, una de las vecinas que fue a protestar. “Este es un reclamo de barrios cerrados y abiertos, hay mucha gente que ha sido despedida y los monotributistas que tienen cerrados sus negocios, esto llegó a un límite, sabemos cómo cuidarnos, esto es autoritarismo, es una dictadura”, agregó.

Las protestas también se hicieron escuchar frente a la Quinta de Olivos. Fueron cerca de quinientos los autos que minutos después de las 17 llegaron a la intersección de Malaver y Maipú, y sus ocupantes pusieron balizas y bajaron, cortando todos los carriles de la mano que va hacia la Ciudad de Buenos Aires.

La Policía intentó liberar el corte para permitir la circulación de algunos ómnibus, pero la gente que protestaba siguió en el lugar. Sobre la vereda, un muy celoso operativo de seguridad custodiaba el ingreso a la residencia presidencial.

Las banderas argentinas y los carteles con consignas como “libertad” o “queremos trabajar” se repitieron entre los manifestantes que se bajaron de los autos y gritaban mirando hacia la residencia presidencial. 

HACIENDAS VILLAGUAY - Representante en Federal: Carlos Fillol 03455156469

HACIENDAS VILLAGUAY - Representante en Federal: Carlos Fillol 03455156469

INJET FEDERAL - PROMOCIÓN SEPTIEMBRE

INJET FEDERAL - PROMOCIÓN SEPTIEMBRE

INSTANTÁNEAS URBANAS

INSTANTÁNEAS URBANAS
REFERENCIA GEOGRÁFICA: ESQUINA CAMINO DE 'LAS CASUARINAS'