Referentes de la AGMER exponen las desventajas de haber "aceptado" una oferta de recomposición salarial

Francisco Nessmann, referente de la Seccional Federal de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos, conjuntamente con los delegados Pedro Gutiérrez, y Luis Fernández, elaboraron un documento en el que plantean observaciones que fueron dichas en el momento en que se aceptó la oferta de recomposición salarial que formulara el Gobierno de Entre Ríos en los meses de marzo-abril del año en curso.

Resumieron los conceptos vertidos en que, "todo lo que pensamos que sucedería, sucedió".

Entre otras consideraciones de un temario abordado -el que se publica textual: ¿Con la “aceptación” se terminó el conflicto docente?-, se extrae al respecto: "Es necesario mencionar que, transcurridas las primeras semanas luego de la “aceptación” de la propuesta salarial, seguimos notando el deterioro del salario docente. A esto ya lo habíamos anunciado en documentos anteriores, y la realidad económica no ha hecho más que darnos la razón al respecto.

Con la inflación de junio, que se proyecta, aproximadamente, en un 4 por ciento, ya llevamos acumulado, en estos primeros 6 meses, casi un 16 por ciento. Es decir que el aumento del 8 por ciento que otorgó Bordet, por decreto, en el mes de marzo, ha quedado a mitad de camino.

¿Quién devuelve esa pérdida de poder adquisitivo a los docentes? ¿Quién se hace cargo de que sigamos, muchos docentes, estando por debajo de la línea de pobreza? ¡Cómo es posible que el gobernador no vea que hay muchos trabajadores que vienen perdiendo contra la inflación desde hace años!

El próximo aumento, aceptado en la paritaria será en el mes de agosto. Un 9 por ciento, que sumado al 8 por ciento de marzo, llega al 17 por ciento. Es decir que, también, ese aumento ya fue consumido por la Inflación, porque nadie duda que el índice inflacionario del mes de julio será muy superior al 1 por ciento. Y otra vez perderemos, tal cual lo preveíamos en documentos anteriores, el poder adquisitivo de nuestros magros salarios.
Lo más preocupante es que en dicho acuerdo paritario, firmado por nuestros representantes, se establece que recién en noviembre, una vez conocido el Índice Inflacionario de octubre, se reunirán las partes para establecer la compensación correspondiente que supere el 19 por ciento (no acumulativo) de aumento ofrecido. Es decir que partiendo del 16 por ciento actual de inflación (acumulativa) al mes de junio, debemos esperar que la inflación, de julio a octubre, sea menor al 0,75 por ciento mensual para que llegue al 19 por ciento, y eso sin contar los meses de noviembre y diciembre de 2018, y enero-febrero de 2019. ¿Alguien puede creer que los precios aumentarán un 0,75 por ciento mensual?
¿Acaso no es necesario adelantar esa reunión de noviembre, planteada en el acuerdo paritario, para mucho antes?
Claramente queda plasmado que el acuerdo salarial firmado es muy desventajoso para nuestro sector y, por el contrario, muy favorable a los deseos de la patronal.

Es el segundo año, consecutivo, que firmamos un acuerdo salarial con porcentajes no acumulativos.

Nuevamente la inflación le ganará la pulseada al salario docente.

Nuevamente seguirán, muchos compañeros, debajo de la línea de pobreza.

Pero, además, en dicho acuerdo, se promovió la formación de una comisión cuyo objetivo es corregir las distorsiones salariales entre los distintos equipos directivos de los diferentes niveles. ¿Qué resultados ha arrojado esa comisión? ¿Cuándo se va a corregir esa distorsión?

Por otro lado, también está pendiente la devolución de los días descontados por paro, practicados, en forma ilegítima, por el gobierno provincial.

Como un aporte para fundamentar lo anteriormente expresado, anexamos un análisis de las variables económicas que servirán para poner en situación el legítimo reclamo de recomposición salarial que estamos proponiendo:
• Para analizar la evolución de los ingresos, si han aumentado o disminuido, podemos hacer una comparación interanual, por ejemplo, junio 2018 contra junio 2017. Tomando el mes de junio podríamos decir, que se ha obtenido un 46 por ciento de aumento en la recaudación interanual de recursos. De los mismos; la coparticipación nacional de impuestos ha aumentado un 51,48 por ciento, mientras que la provincial lo ha hecho en un 31,77 por ciento.
La incidencia porcentual de los ingresos aproximadamente sería de; un 75 por ciento los nacionales y 25 por ciento los provinciales.
En nuestro caso, como trabajadores, es interesante analizar lo que ha pasado en estos últimos 12 meses con el salario docente. En este sentido se puede referir que el salario docente ha aumentado un 24,8 por ciento, según el acuerdo paritario del año 2017, un 23,5 por ciento en etapas hasta diciembre de 2017 y un 1,3 por ciento por cláusula de revisión inflacionaria.
Lo cierto es que a junio de 2017 ya se había aumentado un 10 por ciento; 6 por ciento en marzo 2017 y 4 por ciento en mayo de 2017. Es decir que entre junio 2017 y junio del 2018 se ha aumentado el 14,8 por ciento más 8 por ciento del acuerdo paritario del año 2018, es decir un 22,8 por ciento.
En un año, los recursos provinciales se incrementaron un 46 por ciento, mientras que a los docentes se les aumentó un 22,8 por ciento
Por lo cual se puede extraer, como conclusión, que los recursos provinciales entre junio de 2017 y junio de 2018 se han incrementado en un 46 por ciento, mientras que los trabajadores han percibido un 22,8 por ciento de aumento. Es decir, el saneamiento del déficit provincial se realiza a costa de los ingresos de los trabajadores, mientras que desde el nivel nacional se promoverá un aumento salarial de un 8 por ciento para 2019, el cual será atendido desde el gobierno provincial, pues adhiere a la política de ajuste.
Mientras que la inflación que se estima en consultoras privadas en este momento es de un 37 por ciento durante 2018. Esta catastrófica caída en los ingresos salariales se concreta cotidianamente, mientras, anestesiados, seguimos sin que se analice en profundidad lo salarial dentro del contexto económico general.

Nos encontramos en una etapa que trasciende la posición expectante de lo que sucederá, porque todo lo que pensamos que sucedería, sucedió y lo que viene es aún peor.

Es necesario que se comiencen a articular acciones, desde todos los sectores de trabajadores, que permitan recuperar el terreno perdido desde que se aceptó la propuesta salarial hace unos meses atrás.

Francisco R. Nessmann - Pedro M. Gutiérrez - Luis A. Fernández
(G.A.G.)".

INSTANTÁNEAS URBANAS

INSTANTÁNEAS URBANAS
VERDE, RESPLANDECIENTE

ESPACIO PUBLICITARIO

ESPACIO PUBLICITARIO
pulsar para acceder al face de ENERGYM