165 MILÍMETROS EN 3 DÍAS



RETÓRICA / A DIARIO

RETÓRICA / A DIARIO
Sumario a director del Hospital de Ibicuy por permitir trabajar a médica trucha El Ministerio de Salud dispuso sumario por haber permitido que, durante dos años, una médica trucha se desempeñara en el servicio de Guardia de ese hospital del sur entrerriano.

Proyecto solidario del Rotaract Club Federal


DALE UNA MANO A LA 13 (Prensa -textual- Rotaract Club Federal - Federal - Entre Ríos - Distrito Binacional 4945 - Rotary International). 
El proyecto solidario se llevó adelante por parte de un grupo de jóvenes que conforman el ROTARACT CLUB FEDERAL, pertenecientes a la ciudad de Federal, el mismo se desarrolló bajo el lema «Dale una mano a la 13».

Rotaract Club Federal está conformado por jóvenes que buscan promover el cambio positivo en su comunidad, para ello encaran e idean proyectos solidarios, innovadores con el fin de crecer con el trabajo que ello demande y también volcar parte de sus conocimientos, ya que además lo integran jóvenes profesionales de distintas ramas.
Dicho lo anterior, pasamos a comentarles de este hermoso proyecto que tuvo como protagonistas a la Escuela Especial N° 13 «Julio B. Quiróz». Donde concurren chicos del departamento Federal con capacidades especiales.

La idea de ayudar a esta escuela surgió por la propuesta de uno de los integrantes del Club, que conocía la realidad por haber tenido un familiar que allí asistía. Fue así que nos hicimos presentes y acordamos una reunión con directivos e integrantes de la cooperadora para de esta manera poder interiorizarnos un poco más de su realidad. En esa reunión fueron testigos de varias problemáticas edilicias que presentaba la institución, como goteras en varios sectores y manchas de humedad, un tendido eléctrico insuficiente para la demanda, ejemplo de ello los tapones saltaban al querer calentar agua para poder higienizar a algún alumno que así lo necesitara.

Además, a simple vista el predio necesitaba de un cambio de imagen para así los chicos poder disfrutar del patio, darle más vida y color con plantas y arbustos.

Luego de la reunión, con todo lo allí recabado, pasamos a darle forma al proyecto. Y para empezar necesitábamos un nombre que lo identificara, y fue que por unanimidad se decidió por «Dale una Mano a la 13» en alusión a nuestra idiosincrasia a la ahora de ayudar.

El armado del propósito siguió su curso hasta que uno de los integrantes desafío aún más el plan, diciendo que él podría construir una calesita integradora adaptada con rampas para chicos en silla de rueda, así de esta manera dejaron parte de la impronta en el proyecto. Como el aporte nos apareció acorde a lo que buscábamos, ya que lo sentimos como el eslabón que faltaba para que al fin y al cabo todos quedemos contentos por la obra.

Luego de varios encuentros del Club para definir detalles y plazos de ejecución, se  decidió  acordar una nueva reunión con directivos y cooperadora de la escuela, para de esta manera presentarles de manera formal «Dale una Mano a la 13».
Los mismos estuvieron de acuerdo con el plan ya que les pareció fantástico, pero la gran pregunta que preocupo y resonó en el lugar fue y ¿los fondos? Tal pregunta se suele responder con lo que ya todos conocemos: venta de pollos, donaciones, empanadas, rifas, etc. En este caso se quiso salir de lo tradicional, ya que el presupuesto total de la obra rondaba los $30mil con calesita incluida. Y depender de la venta de lo antes mencionado haría que los plazos se extendieran a un tiempo indeterminado sumado a que en nuestra ciudad existen además Clubes deportivos y distintas comisiones que recurren a ello para recaudar fondos para sus propios objetivos.
Por tal motivo se resolvió hacer una oblea distintiva del proyecto, es decir una calcomanía con el logo «Dale una mano a la 13», para que todos aquellos que quisieran colaborar lo pueden hacer adquiriendo esta oblea. Fue tal la buena recepción entre los federalenses que al poco tiempo de haberlas puesto en la calle, prácticamente se habían vendido el 90% de las mismas de un total de 600 a un valor de $50.
Las obleas fueron colocadas en autos, vidrieras de negocios y carpetas escolares.
Lo que hacía que muchas se preguntasen; y eso, ¿de qué es? Y es así que la idea paso de boca en boca, recibiendo además distintas donaciones por parte de comercios y particulares.-
Con los primeros fondos obtenidos dimos rienda a la ejecución de la primera etapa del proyecto que consistió en solucionar problemas de gotera y humedad en el techo de la Escuela.
Para ello se colocó hidrófugo y se revocó las cargas que estaban expuestas.
Luego se extendió una manta sobre el techo de chapa, sobre el que se pintó con membrana líquida para de esta manera tapar todo tipo de filtraciones y goteras.
Luego, se continuó con la segunda etapa, donde se hizo la bajada de una nueva línea eléctrica para dar energía a las distintas aulas, salas y dirección. De esta manera se pudo conectar estufas y distintos artefactos electrónicos que demandaban un mayor consumo y resistencia de la línea que anteriormente no se podía por lo precaria de la instalación.
Esta 2da. etapa del proyecto nos llevó casi un mes de trabajo, entre idas y vueltas, ya que solo se podía trabajar los fines de semana donde la escuela permanecía cerrada. En este tiempo también se comenzó a reciclar cubiertas en toda la ciudad cuyo destino sería para el armado de canteros.

La tercera etapa del proyecto consistió justamente en el armado de canteros con neumáticos reciclados, que luego fueron adornados con distintas plantas ornamentales (ficus, colas de zorro, helechos y arbusto siempre verde). También se acondicionaron canteros retirando las malezas, piedras y realizándose poda en árboles y arbustos.

Además de ello se pintaron; rayuelas animadas con distintos motivos y el mural con el logo de este grandioso proyecto que quedará estampada como recuerdo de esta gran cruzada solidaria.

Por último la cuarta y última etapa, la de mayor aprendizaje, la que nos puso a prueba como grupo, la que desafío de límites. Como todos sabrán hacer una calesita con las características antes mencionadas (adaptadas para chicos en sillas de ruedas) no es cosa que se hace de un día para otro, no es algo que se pueda lograr de materiales reciclados. En fin, el costo de la calesita; al ser totalmente de hierro, el tiempo (ya que la mayoría trabaja y/o estudia) y las ideas para lograrla; ya que en todo Federal no hay una calesita como tal, ni nadie que haya realizado una similar.

Vino el  retraso, idas y vueltas, bajas en el club, desgano, discusiones y hasta ganas de dejar todo.

Pero había algo que motivaba y, era el deseo de cumplir lo prometido cueste lo que cueste, salga o no salga. Fue así que siguieron insistiendo fin de semana tras fin de semana, con nuestro «artesano del hierro» e integrante del Club, Ezequiel Dewald como escultor principal y el resto que ayudó cebando mate, alcanzando cosas y/o relatando alguna que otra historia para hacer más amena las largas tardes.

Hasta que luego de un año de intenso trabajo y de estar pendiente de que las cosas pasen se dio lo que tanto se anheló, el pasado 10 de mayo del corriente se dio por finalizada la obra y se entregó felizmente la calesita integradora a los chicos de la Escuela Integral N° 13 para que puedan disfrutar de tardes al aire libre en torno a la magia de este clásico juego y con la particularidad de tener dos rampas para sillas de ruedas.

Los jóvenes cuentan, si hay algo que aprendimos con este proyecto; es que «uno nunca sabe de lo que es capaz, hasta que lo intenta. Costó tiempo, costó dedicación, costó entrega, costó alguna que otra discusión, costó enojos, costó sacrifico, costó dejar muchas cosas de lado. Hasta que un día ese costó dejo de ser un costo y paso a ser un eco. Un eco que nos recordará por siempre que todo parece imposible hasta que sucede».

pulsar para acceder al face de ENERGYM

INSTANTÁNEAS URBANAS

INSTANTÁNEAS URBANAS
EPÍLOGO DE OTOÑO

ESPACIO PUBLICITARIO

ESPACIO PUBLICITARIO

ESPACIO PUBLICITARIO

ESPACIO PUBLICITARIO