Para qué cambiar si está todo bien


"Federal tiene un hermoso hospital; excelente plantel médico, sólo está limitado por falta de un anestesista", afirmó el ministro de Salud de Entre Ríos, Ariel de la Rosa. Con tal apreciación de la máxima autoridad en Salud Pública de la Provincia, se entiende no hay motivos para cambiar nada en la infraestructura de atención de la salud en el hospital público 'Justo José de Urquiza' de Federal.

Además, el titular del ministerio de Salud de la Provincia, recordó que, en febrero de este 2016, "se mejoró el Presupuesto para el hospital de Federal en más del 70%.

El funcionario de la Gobernación, también resaltó, "el 'Urquiza' de Federal es un hospital de referencia".

Las contundentes consideraciones del ministro echan por tierra las quejas, reclamos, cuestionamientos de pacientes, ciudadanos, víctimas de la atención sufrida en el centro de salud calificado como Regional cuando fue reinaugurado en 1.999.

Generalmente se dice, "para qué cambiar cuando está todo bien"; es lo que se desprende del pronunciamiento del Gobierno de Entre Ríos, que a través de su ministro de Salud, consintió la atención que se brinda en el hospital público a la población de Federal.

El Gobierno confirmó a Miguel Nieves en el puesto de director del hospital 'Urquiza', y con ello, desacreditó a la senadora provincial, Nancy Miranda (FpV-Federal), quien al responderle a los manifestantes autoconvocados demandando por una mejor atención en salud en el hospital, prometió desplazar al director Miguel Nieves, creyendo que esa era la solución a la problematica planteada por la comunidad.

Con la ratificación en el cargo de Nieves, la senadora queda mal parada; pisó en falso; perdió poder político.

La legisladora se atribuyó facultades que no le corresponden. Interpretó que cambiando al director -en lo que no tiene competencia directa (sí puede influenciar)- se revertirían las condiciones en las que se trata a quienes concurren al centro de salud. La senadora equivocó la lectura del diagnóstico.

Los representantes políticos -legislativos y ejecutivos- incurren en un error tras otro al no descifrar las coordenadas que minan el campo de acción.

La senadora Miranda dedujo que los problemas se solucionarían con un cambio de nombres en la conducción del hospital.
El ministro de la Rosa asevera que el hospital de Federal "tiene un excelente plantel médico", pero no ha reparado en los casos que rozaron la mala praxis de profesionales que atendieron a pacientes cuyo estado revistió riesgo de muerte cuando se los derivó a Concordia.
Tampoco explica el ministro cómo se puede entender se carezca regularmente de remedios, o de insumos para realizar estudios, análisis, placas, cuando según él, se reformuló la asignación de recursos económicos para el hospital de Federal, con lo cual, implícitamente, se indica no hay razones para que se detecten faltantes.
Si se admite todo lo dicho por el ministro de Salud, implica que la reacción de la ciudadanía reclamando por una mejor atención en salud, fue magnificada; que, "de un problema se hizo un problemón", o que por "un caso aislado" se agitó el ánimo de la gente indignada para que "se queje de lleno".

Una vez más se concluye en que, las apariencias engañan.

INSTANTÁNEAS URBANAS

INSTANTÁNEAS URBANAS
MIMOS

ESPACIO PUBLICITARIO

ESPACIO PUBLICITARIO
pulsar para acceder al face de ENERGYM