Por unas manzanas podridas no se puede tirar el cajón


Las bolsas con basura están amontonadas, y al mismo tiempo, dispersas, tiradas en terrenos donde supuestamente a quienes las cargaron hasta allí, «nadie los ve» 
Los minibasurales se reproducen en más de una esquina, a la vera de un camino vecinal, de las rutas de acceso a la ciudad.

Desde siempre se supo que una manzana podrida pudría el cajón, que para este caso es lo mismo que un vecino arroje las bolsas en cualquier lugar mientras la mayoría de los conciudadanos deposita los recipientes de material plástico al frente de los domicilios para que en los días que correponde retirar los orgánicos e inorgánicos el camión recolector los recoja.

La imagen es de abandono, no acorde con las campañas de concientización que permanentemente se han implementado desde el comienzo del plan de clasificación y tratamiento de los residuos sólidos domiciliarios.

Los carteles con la indicación «Prohibido arrojar residuos» contrastan con las bolsas desparramadas a cielo abierto.

Quienes no respetan las normas de convivencia ciudadana, se burlan de la cartelería dispuesta para advertir sobre lo que no hay que hacer.
Lo que no se debe hacer es a esta altura básico, elemental: mezclar residuos orgánicos con inorgánicos, sacar fuera de horario y de los días establecidos las bolsas que no corresponden... 

A partir de la década del 90’ las administraciones municipales se caracterizaron por embellecer la vía pública. Pusieron plantines en los canteros de los bulevares, en las plazas, forestaron y parquizaron las calles. Los resentidos sociales, los incivilizados, rompieron, arrancaron flores, plantas e incipientes árboles. Una y mil veces las autoridades comunales, insistieron en la acción de replantar, confiados que la siembra tendría sus frutos.
El pueblo se convirtió en ciudad.
La transformación fue producto del cambio cultural en cada uno de los vecinos.
Federal es modelo en el programa de clasificación y tratamiento de los residuos.
Con la historia reciente como ejemplo a imitar, tal vez en un futuro inmediato se revierta la conducta de quienes se resisten a aprender, a convivir en una comunidad prolija y organizada.

INSTANTÁNEAS URBANAS

INSTANTÁNEAS URBANAS
AGUIRRE Y SU BICICLETA