MÁS ALLÁ DE LAS NOTICIAS / EL AGUA "POTABLE" EN LA ESCUELA 43 "SIGUE SALIENDO CON ARENA"

Funcionarios incompetentes

Pasaron dos años: en la Escuela 43 de Colonia Federal aún no pueden consumir agua de la canilla. Las maestras llevan bidones desde la ciudad. 

Desde el 2012, en la escuela rural -distante a 15 kilómetros del radio urbano de la ciudad cabecera departamental- el suministro de agua corriente no es fluído. Durante casi dos años directamente no tuvieron agua. 

A comienzo del ciclo lectivo 2013, el concejal Muracioli planteó la situación irregular a la directora Departamental de Escuelas, Patricia Padilla, quien dijo "desconocía el problema; no he sido informada por la Zonal de Arquitectura...".

Días antes de la elecciones legislativas del 27 de octubre, funcionarios de la Departamental de Escuelas de Federal, conjuntamente con los de la Zonal de Arquitectura, "hicieron acto de presencia". Concurrieron con un par de obreros que se suponía, arreglarían el inconveniente por el que en la escuela de campo no hay agua.

El parche que comprendió la tarea fue lamentablemente una vez más, provisorio para siempre.
El agua "siguió saliendo con arena", y por ende, los docentes continuaron trasladando diariamente bidones para que la comunidad educativa pudiera abastecerse.

El fin de semana de las elecciones, algunos concurrentes a la escuela se ilusionaron con que a través del "sueño entrerriano" podría hacerse realidad la normalización del suministro de agua. El anhelo sólo fue "un sueño"...

Lo que no se arregló en 24 meses no se solucionaría de la noche a la mañana, ni aún en los sueños.

Un grupo de gendarmes que arribaron a la zona el sábado 26 en el marco del operativo de seguridad por las elecciones legislativas, se alojaron en la escuela 43. 
"Otra vez lo mismo", exclamaron. En oportunidad de desarrollarse las PASO -y con el antecedente que se remonta hasta las elecciones de 2011-, los gendarmes que fueron albergados en la escuela de Colonia Federal, habían padecido la falta de agua para utilizar en el baño y la cocina. 

Los vecinos de la escuela auxiliaron a los gendarmes. Juntos transportaron agua hasta el interior del inmueble. Además, los moradores del paraje rural facilitaron gentilmente las duchas hogareñas para que los uniformados puedan bañarse.

Molestos por la circunstancia repetida, los gendarmes dijeron que elevarían una nota a sus superiores para que intervengan en gestiones que redunden en una solución inmediata del inconveniente que data de más de dos años.

Considerando la burocracia administrativa en los organismos gubernamentales, es probable la diligencia demande un extenso período de evaluación para tratar de reestablecer el servicio de agua potable en la escuela rural de Colonia Federal. Si la solución no se encuentra por las vías normales, habrá que "prender una vela" y rezar para que se concrete "el sueño entrerriano"; en caso de consumarse el proyecto político, se alienta la esperanza de atender la necesidad de una comunidad que sólo requiere el agua sea potable. 

Pecando de pesimismo, aunque con un dejo de crueldad realista -atento a que resulta inadmisible la incompetencia de los funcionarios que tienen la responsabilidad de ocuparse de la tarea-, luego de dos años en la misma situación, dotar del servicio de agua potable a la Escuela 43 parezca tan irreal como que el tren vuelva a ser el transporte de pasajeros en el ramal Paraná-Federal-Concordia.