AGMER REPROBÓ EL RELATO DE LA DÉCADA GANADA

Hay un sobreprecio en la construcción de escuelas "como la de Federal"
Denuncian retrasos de obras en arreglo de escuelas y sobreprecios en los trabajos¿De qué tipo de arreglo me habla?
Click para Ampliar
El estado general de las escuelas en Paraná es malo, según AGMER Paraná.
Hay un sobreprecio en la construcción de escuelas, “como la de Federal”, entre muchas otras. Con esa denuncia, docentes que integran la conducción de Agmer Paraná respondieron al “relato de la década ganada” que el oficialismo lanzó en un reciente congreso educativo realizado en el club Echagüe, con tonos de acto de campaña proselitista. Desde el sector más combativo del gremio insisten en que hay inversiones que se anuncian pero no se vuelcan en obras. Por eso muchos edificios se inundan o se rompen, como la escuela Sarmiento y la Normal, apenas se inauguran. Mientras hay casos de baños que costaron más de un millón de pesos, Agmer muestra que en algunas escuelas se utilizan baldes como inodoros.Jorge Riani

El estado general de las escuelas en Paraná es malo; muy malo. Así lo documenta un trabajo realizado por la Seccional Paraná de la Asociación Gremial del Magisterio de Entre Ríos (AGMER), que reúne fotos y actas de escribano, al que tuvo acceso ANALISIS, y donde se describe una situación de ruina y penuria en los edificios.



Desde el gremio denuncian que hay una situación de abandono general y temen que haya sobreprecios de algunas empresas constructoras, al tiempo que advierten que en muchos casos no se condice el nivel de gasto en construcción con las tareas realizadas.

Según el gremio, los anuncios oficiales prometieron un inicio del ciclo lectivo con las escuelas en situación más crítica ya reparadas, pero “a esta altura del calendario no lo hicieron” y explican que eso se debe al retraso en el pago a las empresas constructoras.

“En las obras de importancia se empezaron a posponer plazos de entrega, pese a la demanda de la comunidad escolar”, explicaron a esta revista desde la seccional departamental del gremio docente. Y dijeron que esa situación se registra en escuelas como Sarmiento, Guadalupe, Evita o Tabaré, entre muchas otras.

En el caso de esta última, lleva a los gremialistas a reflexionar: “Nadie debería dormir tranquilo sabiendo que los niños concurren a dependencias de este tipo. Los riesgos son altísimos, los espacios faltos de adecuación, el agua es un peligro, el tendido eléctrico está absolutamente desaprobado”.
No alcanzaron los cortes de calles de la comunidad educativa y otros tipos de reclamos a los que la cadena de medios periodísticos manejados por el Gobierno hizo oídos sordos.

Postales de la decadencia

Una carpeta anillada reúne las actuaciones que el sindicato inició por la situación de desastre generalizado en las escuelas. No faltan fotos para ilustrar lo que también se dice con palabras.

Las imágenes son la muestra de la decadencia. Resultan una denuncia silenciosa, un oprobio deprimente para la comunidad toda. Hay aulas en las que se dictan clases casi en penumbras o tomacorrientes que no cumplen ninguna función más que la de introducir un factor de riesgo para los alumnos. Es que la falta de tapas de tomacorrientes no es excepción, sino regla.

(Más información en la edición gráfica de ANALISIS del 6 de Junio de 2013)